IBBY34

El Comité Internacional de Libros para Gente Joven, (International Board on Books for Young People) se celebra en México con la misión de la INCLUSIÓN de los niños en la lectura de cuentos, textos y cualquier tipo de narrativa que encienda la imaginación durante su presente infancia, su juventud y su adultez, para que por sí mismos creen y formulen su propia vida, a partir de su vocabulario, imágenes, universo y símbolos, que ya pertenecen dentro de su árbol familiar, su consciencia colectiva regional y nacional.

Las últimas 3 décadas de desarrollo urbano han aumentado la ansiedad por el consumo, la vanidad y la soberbia como pasiones enajenantes a dispositivos electrónicos,  electrodomésticos, autos, moda y entretenimiento.  Sigue un gran apego a la IGNORANCIA.

Se ha perdido el tacto humano, el acercamiento personal y la empatía por la Humanidad, por la adicción a objetos artificiales e innecesarios.

Los “gadgets” son una ventana que presenta imágenes de la naturaleza, animales, textos, pero no se pueden tocar como lo verdaderamente natural. Existe mayor rapidez en las respuestas, pero menos análisis de los retos a resolver. Retomando la imaginación, se generan varias respuestas y finales, como el libro de Rayuela, del autor Julio Córtazar.

Los cuentos propios se enfocan a las emociones, miradas y carácter de cada personaje, como un héroe, pues una imagen dice más que mil palabras.

Tal vez lo que la cultura moderna ha llamado “la Matrix” no sea más que una narrativa especialmente apta para repetirse por una gran cantidad de entidades.

Pero entonces para escapar de la Matrix, escapar de la realidad sensorial , de aquello que Phillip K. Dick llamó “La Prisión de Hierro Negro”, tal vez solamente sea necesario dejar de repetir esa narrativa. Repetirnos que el mundo es así —y no de otra forma— y que nosotros somos una persona, con un nombre y con una historia determinante.

Crear nuestra propia realidad, de escribir sobre el cielo nuestro código.

La famosa frase de Wittgenstein —”los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”

El investigador Paul Zak, ha detectado que ver una historia sobre un niño de 4 años que tiene cáncer terminal incrementa el nivel de oxitocina en el cerebro un 47%, en comparación con una película emocionalmente neutral.

Todo lenguaje es programación. Y se replica de lo que se observa, ya sea un programa bélico o uno recreativo, mediante las neuronas espejo.

http://www.ibby.org.uk/ibby-world-congress-mexico-2014.php

283-viaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s