FIERO

YO ERA UN ENTE AMARGADO. JOHN KIM. HARPER COLLINS.

El camino del hombre superior de David Deida. Nunca había leído un
libro sobre los hombres. No sabía siquiera que existían libros sobre los hombres
o qué esperar de uno. Ese libro cambió mi vida. Fue el comienzo del largo viaje
del héroe que vino después. Y ese viaje cambió la forma en que pensaba, comía,
amaba y me movía. Retó mi forma de pensar, mis definiciones y mis creencias
sobre mí mismo. Me dio una nueva mirada, un sentido de propósito y pasión
para ayudar a otros hombres en su trayectoria.

Me mantenían atrapado en un cajón que no me permitía moverme y me convertían en un muñeco de cartón en vez de un hombre en pleno crecimiento y desarrollo.

Porque el mundo necesita desesperadamente padres presentes, hermanos leales,
novios amorosos, maridos fuertes, líderes vulnerables y hombres ingeniosos que
motiven a otros hombres.

Dejé de ser una imagen de cartel. Me convertí en una persona de verdad con definiciones nuevas y un espejo en que mirarme algo más que el cabello.

Los hombres tenemos que reapropiarnos del rol que desempeñamos en el mundo.

No puedo hablar de los hombres sin hablar de las mujeres, quienes, por
demasiado tiempo, han sufrido en manos de niños que no han podido crecer para
convertirse en hombres. Una de cada tres mujeres ha sido víctima de alguna
forma de violencia física por parte de una pareja íntima.

Según el Centro Nacional sobre Familias Sin Hogar, la violencia doméstica es la tercera causa de
las familias sin hogar y 50% de las mujeres sin hogar reportan que la causa
inmediata por la que abandonan su hogar es la violencia doméstica. Esto, por
supuesto, tiene un efecto dominó sobre los niños y las niñas. Según la
Organización Mundial de la Salud, entre el 40% y el 60% de los hombres que
abusan de las mujeres también abusan de los niños. Una de cada cinco
adolescentes dice haber estado en una relación en que el novio la amenaza con
usar la violencia o autoinfligirse daño si la relación termina.

.

Aunque por fuera parezcamos hombres, la transición a la masculinidad adulta es
un proceso interno. Un proceso que requiere mucho esfuerzo: reflexión, dolor,
valentía y, a veces, renacer. Es un proceso que nunca termina. No se completa.
Ser hombre es un viaje. Muchos escogen emprender este viaje. Otros no. Si no lo
haces, jamás te desarrollarás, jamás evolucionarás para convertirte en la mejor
versión de ti mismo que puedes ser. La masculinidad no es como un interruptor
eléctrico. No tiene que ver con la edad. No te conviertes en hombre solo porque
cumples dieciocho años. Ser hombre es un estilo de vida; tiene que ver con esas
decisiones que tomas a diario y te encaminan a vivir en todo tu potencial.

Me hice responsable de mis acciones. Aprendí cómo impactaban no solo en los demás,
sino en mi propio rumbo. Me hice consciente de mi estado y de cómo repercutía
en mi diario vivir y mi productividad. Aprendí sobre el amor y la importancia de
amarse a sí mismo. Descubrí el poder de la vulnerabilidad. Aprendí sobre el
perdón. Aprendí sobre la energía masculina y femenina. Todo esto me cambió.

Los hombres forjan su propia felicidad con decisiones diarias, resolviendo lo presente.

Vulnerable:«Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente». Y así
exactamente lo ve la mayoría de los hombres. Y por eso usamos escudos. No nos
mostramos vulnerables. Por el contrario, intentamos mostrarnos de otras formas:
arreglamos cosas, pagamos las facturas a tiempo, hablamos más alto que nadie

Pero lo más importante es que, si no mostramos nuestro verdadero yo, si no
expresamos nuestros sentimientos, nos negamos a nosotros mismos. Nos
decimos que no valemos nada. Nos volvemos invisibles.

Estás creando un terreno fértil para ti mismo y para tu crecimiento. Estás elevando tu potencial. Estás posicionándote. Estás construyendo un tú más fuerte y mejor. Todo comienza con tu verdad. No
puedes construir nada sin ella. Fue una revelación.
Había estado viviendo en una burbuja, ajeno al daño que hacía no solo a los
demás, sino a mí mismo.
Si la vulnerabilidad es la tierra, la autoconsciencia son las semillas que
sembramos para que crezcan. Todo comienza con la autoconsciencia.

Significa ser consciente de cómo tu energía , tus acciones afectan a los demás, y hacerte responsable de ellas.

Si no andas con espejos, nunca podrás crear nada verdadero. Te convertirás en
un caparazón ambulante. Sin embargo, tan pronto como empieces a mirar hacia
adentro, comenzarás a sentir curiosidad por ti mismo, cómo piensas, por qué
piensas como piensas. Escoge la responsabilidad sobre la libertad.

Pero cuando se trata de ser un hombre, la libertad no viene dada. Se gana siendo responsable

Decides ser responsable, sobre todas las cosas. La confianza se construye actuando responsablemente. Donde hay confianza, hay libertad.

Pero, si siempre eliges el placer sobre la responsabilidad, perderás la confianza.

Actitudes: estancamiento versus crecimiento.

La actitud de la gente que triunfa es de crecimiento. La actitud de la gente que no triunfa es de estancamiento.

El ego nos encoge. Cuando vives desde el «a través de mí», sin un ego que te
ciegue y te asfixie, no le temes a nada. Cuando alguien rompe contigo, lo aceptas
y sigues adelante. Sí, puede que sientas dolor, incluso un poco de rabia. Pero lo
aceptas, te haces cargo de ese dolor y esa rabia y, a la larga, le deseas lo mejor a
esa persona. Cuando alguien te rechace, siente pena o empatía hacia esa persona.
Así habrá más espacio para la compasión y el perdón. Nadie te está quitando
nada. Tienes el control. Eres poderoso
.

Estancamiento (en mí): Soy bueno o no lo soy. Cuando me frustro, me
rindo. No me gusta que me reten. Cuando fracaso, no sirvo para nada. Dime
que soy listo. Si triunfas, te conviertes en una amenaza. Mis habilidades lo
determinan todo. Son entes, cuerpos sin alma, negativa absorbencia y obsolescencia.

Crecimiento (a través de mí): Puedo aprender todo lo que quiera. Cuando
me frustro, persevero. Quiero retarme a mí mismo. Cuando fracaso,
aprendo. Dime que me esfuerzo. Si triunfas, te conviertes en mi fuente de
inspiración. Mis esfuerzos y mi actitud lo determinan todo.

Estupidez aplicada:

Todos son adolescentes que fingen ser hombres. Se convirtieron en lo que son
honestamente, porque nadie les mostró cómo es un hombre maduro. Basta de arrogancia espumosa, maltratos físicos , derroches financieros, desprecios familiares, borracheras continuas. Polariza: no tienes de presumir nada, colabora y escucha.

Suelta la perfección del resultado, disfruta el proceso de transformación; desconecta la productividad por horas sino por el proceso creativo; elige un propósito como si fuera una larga cuerda en una montaña, templo o cueva, para seguir avanzando con esa guía.

Cuando practicas la humildad, nadie te debe un carajo. Vives sin privilegios y
sin miedos. Tú solo con el mundo, en armonía. Y mientras más tiempo pases en
ese estado, estarás más presente y confiarás más en ti mismo; mientras menos
tiempo pases, el miedo y el ego distorsionarán tu sentido de quién eres.

Cuando practicas la humildad, reconoces que hay muchas cosas que no sabes.
Eres un aprendiz. Y solo así seguirás aprendiendo y creciendo. Tan pronto crees
que sabes algo, dejas de aprender. Estás satisfecho. Terminaste. Un hombre de
verdad jamás termina. Vive en constante búsqueda y crecimiento. Siempre es
aprendiz del mundo y de la gente que conoce, y no puedes ser un aprendiz si no
practicas la humildad. Piensa en toda la gente que respetas y admiras en este mundo y
pregúntate cuántas de ellas se sienten superiores, sermonean en vez de enseñar,
se colocan siempre en primer lugar, alardean o hablan sin parar en vez de
conversar.

No jodas a la gente, porque tienes la energía vital y tiempo para hacerlo.

Que seas un bully no significa que seas malo. Significa que estás tratando de
demostrar lo que vales, y ya es hora de que rompas ese ciclo para que puedas
hacerte valer de verdad. Si no lo haces, no harás más que arrancarte las
cascaritas de las heridas. Retoma el poder haciéndote responsable de tus
acciones y cómo impactan en los demás.

No chilles. Aprende a delimitar tu espacio, expresar tu coraje, darte a valer, si no les alcanza para tu nivel de confianza interna, simplemente, no hay trato ni vínculo.

Tu tamaño corporal te facilita algún tipo de deporte y actividad. En la revista » Espejo» del periódico La Nación, de Italia, en su primera edición, su reportaje principal explicaba porque la gente de estatura mediana ( 155cm a 170cm) son buenos intelectuales y ágiles deportistas. La observación es la siguiente: son de conducta tímida, por lo que se enfocan en investigar las razones de algún proceso, método o transformación , por lo que se les etiqueta de nerds o geeks. Otros compañeros de salón, que son más grandes ( jugadores de futbol soccer o americano) desean las respuestas fáciles para los exámenes, aunque no entiendan el tema, entonces agreden al nerd, para ese resultado, en su propia defensa, el nerd aprende karate y no se deja intimidar. Esta tendencia sigue después de la escuela media, el bachillerato y la universidad, mientras el tímido se hace más inteligente, el abusador aumenta su agresividad y pierde más oportunidades, así como amistades.

Una compañera del grupo de buceo ,era muy grande y cuando se fue a practicar pesca en Alaska, ella encontró su hábitat ideal para su rendimiento individual.

En el libro , el libro rojo de la Grandeza en las Ventas, Jeffrey Gitomers, sugiere » sé bueno, no ingenuo, no finjas nunca por insertar una venta a través de la hipocresía y la adulación, llenas de conveniencia» .Incluso William Shakespeare, «Ser o no ser, ese es el dilema». Ser coherente y consistente, lo demás no es, aunque exista.

Un hombre bueno puede perdonar, ser empático y congruente, pero un hombre
amable lo hace sin sacrificar su yo.

Jamás llegarás a sentir que vales si tratas constantemente de complacer a los
demás. Sabiendo que el rechazo es una señal de disonancia emotiva, te entonarás solo con aquellos que estén en tu misma vibra, que probablemente es 1/20, así nada de dramas telenoveleros.

Como hombres, nos enseñan a ser decididos y agresivos, a ganar a toda costa. La
compasión es un extra. Es caridad. No es algo en lo que debamos enfocarnos a
diario. Para muchos, es una debilidad, no una fortaleza. Significa que tenemos
que bajar la guardia. Ser vulnerables. Ser mártires.

Claro que se puede competir saludablemente. Pero, cuando te empeñas
en ganarle a todo el mundo en todo, te aíslas. Competir nos separa. La
compasión nos une. Oprime el botón de «Compasión». Ahí es que radica tu
verdadero poder. Te sacará del aislamiento al equipo.

Competir es extenuante. Pero la compasión no nos drena. Nos da
poder.

Los hombres de verdad sienten lo que le pasa a otra persona sin juzgarla o imponerle
sus propias definiciones. Porque eso es ser desprendido y generoso. Eso requiere
esfuerzo y corazón. Los hombres de verdad van con su pareja, no hacia ella.
Protegen un espacio seguro y sin cargas corporales impuestas.

El intercambio de energías es CONDICIONAL, cuando el espacio está en serena paz, transparente honestidad, aprecio demostrado y la palabra activa, si existe todo lo contrario, eso es crueldad inhumana.

Creces en alma y espíritu, te conviertes en un canal para el amor. Pasas
de ser una piedra a ser un prisma. Reflejas energía y, por tanto, recibes más a
cambio. Olvídate de competir. Solo así ganamos todos

Hacer fila te quita el poder. Eres como un galgo con un bozal, que corre tras una
zanahoria en una pista de carreras. Nunca lograrás alcanzarla. No se supone que
lo logres. Por tanto, lo único que haces es perseguir. Y perseguir te quita el
poder, y el sentimiento de impotencia provoca rabia. ¿Suena familiar?

Comencé a encontrar la felicidad en los pequeños momentos.

Dejé de perseguir. Era mi vida e iba a sacarle todo el provecho posible
abrazando mi viaje y encontrando el oro. Me di cuenta de que la vida no es
esperar. En la energía. En el intercambio humano. Buscar el néctar significa
simplificar, mirar de cerca y encontrar la vida en la vida.

Pero hoy soy capaz de encontrar la felicidad en ellas, tal y como son. Y creo que eso es lo que distingue a los hombres de los niños. Su capacidad de producir néctar. Enlisto algunas actividades que llenan de serotonina: una siesta después de una buena comida nutritiva, el cachondeo con tu compañera de vida, un beso profundo-suave, tomar la cobija tibia de sol de media tarde, caminar durante 1 hora con asombro diario, una plática sincera con amigos leales, diseñar nuevos productos deportivos, aprender un nuevo idioma, etc.

Crea tu felicidad, siempre, en todo lo que hagas. No importa si estás lavando platos, en una cita
amorosa o construyendo un imperio. Esa actitud te permitirá mantenerte abierto
y consciente, romper las ataduras para dar rienda suelta a tus talentos.

Gran parte de la salud masculina tiene que ver con el autocuidado. ¿Por
qué solo las mujeres hablan del autocuidado? Tenemos que cambiar eso.
Porque vivir saludablemente no significa hacer ejercicios para los bíceps
delante de un espejo o no consumir alcohol durante un fin de semana.
Actividades como viajar, meditar y respirar profundamente deberían ser
parte del vocabulario masculino. Salir con tus amigos en « encuentros rudos»
que tengan sentido y reírte a carcajadas es parte de mantener relaciones
saludables con tus amigos, con tu cuerpo, con tu trabajo y contigo mismo.

Los hombres viajan. Los hombres bailan. Si no practicaste deportes o no realizaste
ningún tipo de actividad física cuando niño, sudar diariamente será como una
introducción a esa parte de ti que nunca conociste. Ambas te llevan al mismo
lugar: una versión mejor y más fuerte de ti.

La mejor forma de practicar la atención plena es a través de una actividad
concreta.

Puede ser una actividad como nadar entre tiburones metido en una jaula o empezar un proyecto nuevo.
Trata de hacerlo con atención plena en vez de dejar que el pánico te domine.
Aprécialo todo y deja que tu atención plena eclipse el miedo

Prestaba atención a la gente. Escuchaba mejor. Miraba a los ojos. Estaba más
presente. Era más amable. Estaba más dispuesto a perdonar. Me volví más
agradable. Me volví más creativo. Comencé a disfrutar la vida. Dejé de ser un
niño. Los hombres que viajan son más abiertos. Tienen la
capacidad de ajustarse y adaptarse, de ver el mundo a través de los ojos de otras
personas. Un hombre que viaja mucho es un hombre sabio

Emprender mi propio viaje del héroe. Matar dragones. Regresar transformado.

Vi gente hermosa. Conversé con extraños. Conocí a una chica. Caminé. Bailé. Bebí. Exploré. Viví.

Respetar tu cuerpo también significa darte gustos,
pero con moderación. Lo que come un hombre es un reflejo directo de su
autocontrol, su disciplina y su amor propio.

Cocinar como si lo hiciera para alguien, aunque sea para mí solo. Así ves
exactamente lo que comes, y consumir alimentos no se limita meramente a abrir
una envoltura.

Ser espontáneo, probar cosas nuevas y aprender algo sobre la comida todos los
días. Toma una clase de cocina. Come en ese restaurante vegano raro de la
esquina. Ve a un festival de camiones de comida y prueba algo en cada uno.
Visita un mercado local. Compra un libro de cocina y haz todas las recetas.

Así que, si vas a reírte, ríete sin miedo.

Amplia tus dominios, para que eso nuevo sea excitante.

El propósito no es un camino único que te lleva a una campana gigante que
debes tocar. Puedes tener muchos propósitos. Pueden cambiar a medida que tú
cambias y de seguro cambiarán porque tú también cambiarás.

Tomar en serio lo que haces es dirigir, sobresalir y mejorar, tanto tu persona
como tu comunidad. Es dar.

Bailar no es la única actividad que hace sentir incómodos a los hombres, por
supuesto. Pero creo que es una de las más comunes y desafiantes. Animarte a
bailar, en especial si no sabes hacerlo, no tiene nada que ver con capturar la
atención de alguien. Se trata de sentirnos cómodos en situaciones incómodas. Y
es en ese espacio que podemos crecer.

Hay 3 variantes que conviene que sean aclaradas: solitariedad, decisión individual de autoconocimiento; soledad, sensación continua de la humanidad; y , desolación, exclusión de algún personaje violento que daña a los demás , con intención y alevosía.

Los hombres no reaccionan, responden. Los hombres lavan los platos
porque quieren. Los hombres nunca le dicen a una mujer que está gorda,
jamás. Los hombres expresan el amor como acción, no solo como
sentimiento. A los hombres no les importa el historial sexual de su pareja.
Los hombres aman intensamente a través de las reparaciones caseras, no con ronroneos pegajosos.

Responder es una forma de asumir responsabilidad. Cuando decides responder en vez de reaccionar, te haces cargo de tus cosas.

Cuidado con las imposiciones perfectas «narcisistas» , son esa nube negra que se convierte en torbellino, que acaba con todo, irresponsablemente e inmaduramente, quienes provocan eso, son responsables en el plano energético, así como en lo legal, aunque eviten las consecuencias. Estos son perfeccionistas, pero jamás se disculpan por los daños provocados. Su terapista identificará el asesinato del carácter y levantará una bandera roja gigantesca de que la relación es emocionalmente abusiva.

También te conviene estar alerta de los cobardes indecisos, que no saben nada, pero se parasitan por una migaja de comodidad y conformidad. Todos conocemos a ese alguien que no hace más que acercarse y nos chupa toda la energía.

Con razón, porque si no eres consciente y responsable de tu propia energía, eres un niño. Es como andar por ahí con los pantalones cagados. No solo es desagradable. Es ofensivo. Les apesta el espacio
a los demás, el día, la vida.

NO ME MOLESTA QUE ME HAYAS MENTIDO. ME MOLESTA QUE,
DE AHORA EN ADELANTE, NO PODRÉ CREER EN TI.
—FRIEDRICH NIETZCHE

Hay dos cosas de las que las relaciones rara vez se recuperan: la infidelidad y el asesinato del carácter. Cuando menosprecias a alguien, aunque sea bromeando, es difícil recuperarse. Como ocurre con la
infidelidad, puede que te perdone. Pero no lo olvidará. Y, si se convierte en una secuencia, la grieta en la confianza se expandirá hasta que el contenedor de la relación se rompa y no encontrarás pegamento que lo repare. La relación se desviará tanto que no habrá vuelta atrá
s.

La ambivalencia repele el amor y la confianza como dos polos magnéticos iguales. Si no te atreves a decidir, nadie te seguirá. Y en tus relaciones, no habrá química, atracción ni crecimiento. Ella podrá no estar de acuerdo con lo que decidas, pero debe confiar en que tienes la capacidad de tomar decisiones. Sin esta capacidad no hay relación posible. Ella está buscando un hombre con una
misión. No un niño perdido en el mar. Va a llegar una situación que te enfurezca tanto , que vas a despertar tu coraje, para que no se repita esa mala pasada, y eso se convierte en tu propósito temporal. Ser capaz de tomar decisiones es una destreza.

Todos emitimos la energía que producen nuestros pensamientos y sentimientos.

Como hombres, en casa, en el trabajo, en el mundo, debemos asumir la
responsabilidad no solo de nuestras palabras y acciones. También de nuestra
energía.

La energía que generas cuando juzgas sale de tu cuerpo y contamina el aire. Se te nota en el rostro, los ojos y los puños. Observa, acompaña cuando te lo soliciten ( y tengas voluntad/tiempo), pero no les resuelvas el problema presente. Si no aprietas el gatillo, perderás el arma y la oportunidad. Así que, escoge un camino, toma partido, decídete por un color. Tus decisiones definirán tu carácter.

John Gottman, conocido por su trabajo en torno a la estabilidad matrimonial y el
análisis de las relaciones mediante observación científica directa, podía predecir
divorcios con un 90% de precisión. Dedicó su carrera a estudiar cómo pelea la
gente. Descubrió que no se trata de la frecuencia con que peleamos, sino de
cómo peleamos. Y el asesinato del carácter es uno de los factores que deciden si
un matrimonio va a durar o no.

Si no fracasas no lograrás construir nada.

Hasta que pasé por el proceso de renacer y comencé a construir otra vez.

Haz las cosas desde tu verdad, no por obligación. Y si vienen acompañadas de resistencia,
drama o retroceso, sé un hombre, carajo, y asúmelo. Hazte cargo. No sacrifiques
tu verdad por temor al conflicto. La vida está llena de conflictos, y eso siempre
será inevitable. Tu capacidad de resolverlos es lo que te hará un mejor hombre.

Te dices a ti mismo que tienes una intención, una dirección. Dices que vas a salir para hacer algo importante hoy. No es solo hacer la cama. Es lo que anuncias. A ti mismo y al mundo.

El deseo y la valentía para hacerte visible. Si no crees que existes, nadie lo creerá.

Entiende que ella te ha escogido a ti. A veces olvidamos que nuestra novia en
realidad quiere estar con nosotros. Sí, tuvo la oportunidad de escoger y te
escogió a ti. Está contigo y con nadie más. Esto significa que, si quisiera estar
con alguno de sus ex, o con cualquier otra persona, lo haría.

Entiende que ella te ha escogido a ti. A veces olvidamos que nuestra novia en
realidad quiere estar con nosotros. Sí, tuvo la oportunidad de escoger y te
escogió a ti. Está contigo y con nadie más. Esto significa que, si quisiera estar
con alguno de sus ex, o con cualquier otra persona, lo haría.

Cuando suprimimos nuestro ser poniendo las necesidades de nuestra pareja por
encima de las nuestras, haciendo todo lo que diga aun cuando contradiga nuestra
propia verdad, nos desconectamos.

Cortejar no significa escribir su nombre en el cielo o comprarle objetos caros.

Herramientas útiles: Citas nocturnas. Notitas de amor. Consideración. Mirarse a
los ojos con intención. Demostrar que recuerdas las cosas que le gustan. Conocer
su lenguaje amoroso y hablarlo. Demostrar deseo.

El reconocido investigador de temas matrimoniales John Gottam recomienda un
beso de seis segundos. Dos veces al día. ¿Por qué seis segundos? Porque un beso
de seis segundos tiene «potencial». Hay, de hecho, lugar para ser conscientes,
para experimentar el romanticismo y la conexión. Te despierta tus hormonas y neuronas.

No confundas el desempeño con la pasión. La gente nota la diferencia. El
desempeño quita, la pasión da.

DECLARACION MASCULINA INDIVIDUAL

Usaré todo lo que aprendí en relaciones pasadas para ser la mejor versión de mí
mismo que pueda ser. Siempre seré honesto, jamás asesinaré tu carácter y
asumiré la responsabilidad por cualquier cosa que haga que esté mal o que te
lastime. Escucharé, comunicaré, abriré puertas (literalmente) y crearé un espacio
seguro sabiendo que la confianza se gana. No se regala. Te amaré como eres, te
apoyaré en cada paso de tu camino y tomaré tu mano en todas tus etapas. Estaré
a tu lado. Cuidaré mi propio jardín y me haré cargo de mis cosas. Seré
responsable de mi felicidad y bajaré el asiento del inodoro para que no te caigas
a mitad de la noche. Te escribiré notitas, te haré cosas y te compraré flores.
Compartiremos libros, ideas y sudor (en el gimnasio y en el dormitorio). No
intentaré controlarte ni competir contigo. No trataré de «arreglarte». Viviré
contigo, no en ti, ni por ti, ni a tu alrededor. Leeré tus subtextos, tu energía y tu
lenguaje corporal, no solo tus palabras. Haré todo lo posible por entender las
pistas que me des. Tomaré en cuenta tu historia

DECLARACION FEMENINA INDIVIDUAL

No usarás nada de lo que diga en mi contra. Me aceptarás tal como soy,
con todos mis defectos y mis errores. Comprenderás que no soy un ser acabado y
que estoy realizando mi propio viaje como tú. Y aunque estemos juntos, cada
cual también andará su propio camino personal. Serás responsable de tu
felicidad. No seré tu proyecto. Seré alguien a quien decidiste amar y con quien
decidiste vivir. Cada día. No me ocultarás información ni me encajonarás. Me
dirás cómo te sientes, aunque no sea agradable. No escogerás a cuáles amigos
me presentarás y a cuáles no. Si voy a ser parte de tu vida, ha de ser de toda tu
vida. No le dirás a la gente que te rodea que soy mejor o distinto de lo que soy
por tus propias inseguridades. Me darás espacio para ser yo mismo y tú seguirás
siendo tú misma. Serás mi mejor amiga, pero no mi única amiga.

NOSOTROS

No porque no queremos estar solos, sino porque creemos
en nosotros y cada día, todos los días, decidimos estar aquí y amarnos como
mejor podamos. Nuestra relación no se construirá sobre el temor como muchas
otras. Pero como muchas otras relaciones, la nuestra será difícil. No nos
compararemos entre nosotros ni con otras personas, incluidos nuestros ex. Cada
cual trabajará independientemente con cualquier residuo que quede de sus
relaciones pasadas. Es nuestra responsabilidad y es como debe ser una relación
saludable.

El amor saludable es una ofrenda diaria. Es un regalo. Pone condiciones que dan
forma al ser y fortalecen al otro. El amor saludable te hace sentir poderoso e
independiente.

El trato enviciado te hace sentir impotente, egoísta y servil. No tiene límites.
El desamor es precario. Es inmaduro, irresponsable y dependiente. El
desamor es urgido. Es desesperado, lo que produce la manipulación y
la negación del yo. Es ver quién mea más lejos, un forcejeo, una gran censura, un
sostén. El egoísmo promueve el yo falso e impide el crecimiento. Es una
droga. En realidad, es una cuestión de niño/adulto. Es la incapacidad de controlarse. Extingue los dramas infantiles de aquellos que deciden no crecer, apártalos y que enfrenten sus responsabilidades.

Los hombres crean su propia definición del éxito en vez de satisfacer las definiciones de
otros.

Cuando te mides por tu propio carácter, eres consistente. Si vinculas lo que vales
a tu habilidad serás esclavo del mundo y de tu autoestima.

Lo que vales es lo que aportas como ser humano. Eso significa que no se trata de lo que haces sino de quién eres. Usa todo tu cuerpo para expresar tus sentimientos, con una intención intensa.

Lo que valemos no es lo que creemos. Es lo que construimos. Lee esa
oración otra vez porque mucha gente piensa que es cuestión de creer o no
creer. No entienden que pueden construir su valor. O, como lo llamo,
revalorizarse. Esto se hace creando nuevas experiencias → cambiando las
creencias → más experiencias nuevas → nuevas creencias.

Aprende esto: Toda historia maravillosa tiene un incidente incitante, un
suceso que lanza a nuestro héroe a lo desconocido. Toda historia maravillosa
tiene un punto culminante y pausas, y cosas que no vimos venir. La
protagonista se enfrenta a obstáculos y retos para realizar su viaje y
regresar a casa transformada.

Revalorízate conectándote contigo mismo, siendo curioso respecto a lo que es
posible, aceptando tu historia y compartiendo tus dones con el mundo mediante
el servicio. El universo girará para ti.

Los hombres tienen la capacidad de decir que no. Los hombres sueltan el
teléfono. Los hombres no se retiran de una pelea. Los hombres dan buenas
propinas. Los hombres no pelean.

Sobrepasar el miedo a decir que no y plantarte firme en tu verdad libera tu
potencial de hacer las cosas que te apasionan y te permite dar lo mejor de ti.

Debemos soltar los teléfonos y mirar a los ojos, en vez de mirar las pantallas

Sé generoso en los restaurantes, pues te lo demostrarán en su servicio atento.

Los hombres no persiguen; atraen. Los hombres tratan a los niños como personas.

Podemos maniobrar por el mundo de dos formas: persiguiendo o atrayendo.Cuando perseguimos, cambiamos nuestra verdad por una membresía.

El estado de atracción es poderoso. Te enfocas en mejorar en vez de desear. No
cambias lo que eres por lo que deseas. No buscas aprobación o validación.

Atraer significa crear nuevos pensamientos.

Mantente en las frecuencias altas

Cuando estamos en un estado de atracción, maniobramos con más potencial.

Un baño limpio significa una mente clara. Todo tu hogar, sea casa o departamento, es tu microuniverso, no es la pantalla de tv, sino la cocina es donde compartes tus alimentos transformados, para ti mismo y quien decidas que te acompañe, que junto con la plática sincera , sigues fluyendo, que al «gobernar» (lavar los platos , barrer y trapear), le das respeto al piso que pisas. Que tu cocina no sea un establo , lleno de de platos sucios, botellas de licor, botanas insípidas y ropa sucia tirada.

Regálale al resto del mundo esa experiencia única de conocerte.

Siéntete cómodo contigo mismo. Enfrenta tu propia verdad.

Bruce Lee. Por la sencillez de su filosofía de vida. Fue el primer hombre que
puso la autosuperación en una cápsula. Por crear su propio arte marcial.
Por su disciplina para dominar ese arte.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s